Una cookie o galleta informática es un pequeño archivo de información que se guarda en su navegador cada vez que visita nuestra página web.
La utilidad de las cookies es guardar el historial de su actividad en nuestra página web, de manera que, cuando la visite nuevamente, ésta pueda identificarle y configurar el contenido de la misma en base a sus hábitos de navegación, identidad y preferencias.
Las cookies pueden ser aceptadas, rechazadas, bloqueadas y borradas, según desee. Ello podrá hacerlo mediante las opciones disponibles en la presente ventana o a través de la configuración de su navegador, según el caso.
En caso de que rechace las cookies no podremos asegurarle el correcto funcionamiento de las distintas funcionalidades de nuestra página web.
Más información en el apartado "POLÍTICA DE COOKIES" de nuestra página web.

Roscón de Reyes con AOVE


Roscón de Reyes con AOVE
click para ampliar

El resultado es un roscón de Reyes más ligero, muy esponjoso, nada mazacote. Y si hay alguna pega que ponerle, es que no es una masa sencilla del todo de manipular, porque queda bastante hidratada, de ahí que después no quede un roscón pesado ni denso cono la mayoría de los roscones que vemos y comemos por ahí.

Un poquito de maña, las manos con un poquito de aceite de oliva y paciencia serán las claves para obtener un delicioso y tierno Roscón de Reyes.

Ingredientes para un roscón

  • 75 gr. huevo batido
  • 100 gr. azúcar
  • 300 gr. harina de fuerza 
  • 100 gr. leche templadita
  • 20 gr. levadura fresca
  • la ralladura de una naranja entera
  • 40 gr. aceite de oliva virgen extra Clemen 
  • 15 gr. agua de azahar

Elaboración de nuestro Roscón de Reyes

Comenzamos templando la leche un poquito en el microondas, solo debe estar templada, ya que si nos pasamos demasiado calentándola, anulará el efecto de la levadura.

Diluimos la levadura fresca en la leche templada y reservamos.

En el bol de nuestro procesador o amasadora comenzamos poniendo el huevo un poco batido junto con el azúcar y la ralladura de naranja. Añadimos la leche con la levadura disuelta y seguimos batiendo con la ayuda del accesorio gancho. Incorporamos ahora el aceite Clemen, el agua de azar y el coñac en caso de que quisiéramos poner a nuestro roscón un poco de licor. Continuamos incorporando todos los ingredientes sin parar nuestra máquina. Por último integramos la harina y en este punto, si viéramos que la masa es muy densa, añadiríamos el poquito de leche reservado anteriormente.