Una cookie o galleta informática es un pequeño archivo de información que se guarda en su navegador cada vez que visita nuestra página web.
La utilidad de las cookies es guardar el historial de su actividad en nuestra página web, de manera que, cuando la visite nuevamente, ésta pueda identificarle y configurar el contenido de la misma en base a sus hábitos de navegación, identidad y preferencias.
Las cookies pueden ser aceptadas, rechazadas, bloqueadas y borradas, según desee. Ello podrá hacerlo mediante las opciones disponibles en la presente ventana o a través de la configuración de su navegador, según el caso.
En caso de que rechace las cookies no podremos asegurarle el correcto funcionamiento de las distintas funcionalidades de nuestra página web.
Más información en el apartado "POLÍTICA DE COOKIES" de nuestra página web.

Consejos para conservar el aove en verano


Consejos para conservar el aove en verano
click para ampliar

El Aceite de Olida Virgen Extra (AOVE) es uno de los alimentos más relevantes de nuestra dieta mediterránea. Si en invierno es la base de todos nuestros guisos, en verano cobra más peso aún si cabe. 

Sin embargo, si hablamos de AOVE y altas temperaturas, resulta casi inevitable no mencionar cómo ha de ser su conservación durante los meses estivales.

Si queremos que el Aceite de Oliva Virgen Extra mantenga todas las propiedades organolépticas, sus vitaminas y la capacidad para absorber minerales, es importante que lo protejamos de la luz solar y lo conservemos en un lugar fresco y seco.

El calor y la luz degradan los compuestos antioxidantes del aceite hasta el punto de que, a mayor temperatura, más rápida es su pérdida.

Es por ello que debemos guardar el AOVE en un rincón que se encuentre protegido de la luz y donde la temperatura sea constante, rondando la horquilla de los 14-20 grados.

En ausencia de una despensa fresca y alejada de la luz, un armario debidamente cerrado puede ser una buena opción a considerar. Si decidimos almacenar las botellas de AOVE en el interior de un mueble, antes debemos cerciorarnos de que el aceite es un fluido que se impregna fácilmente de los olores que lo rodean.
Igualmente, cabe recordar que en ningún caso es recomendable almacenarlo en el frigorífico, puesto que por debajo de los 5 grados se solidifica.